Micro relatos 2 – En Paro Otra Vez

Este micro relato lo escribí hace un par de años. Y vuelvo a repetir.. libre.. con mis faltas y mis expresiones no muy formales, la ficción llevada al género contrario. Quienes me conocéis más sabéis que llevo un tiempo en desempleo. En paro, vamos. Pues bien, hasta del paro se escribe creativamente. Presenté este relato a uno de los concursos que hablaba sobre ello. Escribir sobre este tema que sentía tan cercano en aquel momento me parecía fácil, y las palabras salieron en segundos. Fue cuando me di cuenta de algunas cosas. Qué creencias más tontas tenemos cuando estamos encasillad@s en estereotipos tan banales como creer que eres alguien si trabajas y eres alguien si ganas dinero.

¿En qué situación te encuentras ahora? ¿Estás trabajando? ¿Te gusta lo que haces? ¿En paro? ¿Cómo te sientes al respecto? Mi trabajo no soy yo, ni mi falta de trabajo. Tu trabajo no eres tú, ni tu falta de trabajo. No soy mi profesión, si es que tengo alguna. Mi profesión es una parte de mí, al igual que mis habilidades. Es una de las lecciones más importantes que he aprendido en estos años. Ahora eso sí.. me dejé condicionar. O mejor dicho, me dejé ser dependiente por su falta y llegué a veces a extremos no muy agradables de miedo y de intranquilidad diaria. Mi relación con el dinero cambió, y no sólo con el dinero, sino con el consumo, con mis necesidades y con mis habilidades. ¿Te ha pasado? ¿Has estado en alguna situación parecida sin trabajo, sin dinero? Escríbelo… puedes empezar con un par de líneas… sé consciente de tus sentires. A lo mejor te das cuenta de algo. 🙂

En paro otra vez. (228 palabras)

Buscando cursos para seguir formándose y aprender para trabajar. Y así poder vivir algo mejor de lo que ya vive… con 39 años en casa de sus padres y lleno de días tristes y ojos llorosos. Aislado en 3 metros por 3, la habitación recoge sus esperanzas, la ventana del balcón es el escape de sus sueños. En sus dudas reside el empuje y la motivación diaria para sobrevivir ver. Ver cómo los demás siguen sus vidas pagando su independencia, sus facturas, sus objetivos, como ellos crean familias, crean vidas.

En su habitación trabaja para buscar trabajo. Todas esas webs de búsquedas y de anuncios. Tantos registros, tantas alertas en la cuenta de email. Tanto trabajo sin cobrar nada. Su desesperación a veces le llega de sopetón, inundando cada pensamiento convirtiéndole en un pequeño ser sin respeto ni valor. Las lágrimas del hombre sin dinero, sin prospectos.

Esta mañana la llamada de la empresa le pareció una broma. La primera llamada para una entrevista en dos años. El cuerpo le temblaba, sus ideas desbordaban respuestas perfectas y el ánimo fortalecía su persona. Pensaba que el puesto era suyo. Por fin volver a ganar dinero, a vivir la vida, a tener su sitio. Por fin el respeto se alza y el valor reina su espacio. La materia se presenta en horas de trabajo. Esperanzas en camino de otra oportunidad.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s