Crocante el crocanti

Crocante el crocanti (390 palabras)

_ ¡Al bombón helaado! ¡Al bombón helaado! _ escucha Mari a lo lejos.

_ ¡Niñoo! ¿Quieres un crocanti?

_ No. Además, es crocante, no crocanti. Prefiero un polito de naranja. _ dijo mirándola con cara de pillo_ Mira que no esté roto.

_ En mi casa decimos crocanti. ¡Oiga! No se entera. ¡Oigaaa! ¡Aquí!

_ Dígame, ¿qué quiere?_ El heladero se acerca con su piel quemada de las horas al sol y sus chorros de sudor  que caen en la nevera colgada del hombro con una correa de cuero marrón.

_ Deme un crocanti de chocolate y vainilla. Y un polo de naranja.

_ Aquí tiene, son 150 pesetas.

_ Gracias.

_ A usted Señora. _ El hombre se aleja pisando la arena caliente con sus pies agrietados y  descalzos.

_ Aquí tienes. No está roto. Tengo unas ganas de comer crocanti, hace mucho que no lo pruebo.

_ Mira allí, ¿ves el pequeño en la orilla?

_ ¿El del bañador rojo?

_ Sí. Le ha pegado un palazo al hermano que le ha dejado medio atontado… Se ha ido con el cubo lleno de agua corriendo a los padres. Cuando el padre se le acercó empezó a llorar por la pala. Qué gracia… el palazo que le ha dado con lo chico que es…

_ ¿Te acuerdas de la niña del séptimo? La del año pasado, la rubita que se cayó cuando empujó al hermano al boquete.

_ Sí. Qué traumón. Media playa se acercó.

_ ¡Cinquillo! He ganado otra vez… jejeje.

_ Que hartura Mari… ya estoy harto de jugar contigo. Siempre me ganas. Ni una más ya ¿eh? ¿Te bañas?

_ Espera un poco… o vete tú, que ya voy yo en un ratito… termino el crocanti tranquila.

_ Vale. Te espero ¿eh? _ Y le salpica al salir corriendo hacia la orilla.

_ ¡Ten cuidado con la arena niñoo!

Pasan algunos minutos. Mientras saborea el crocanti ve cómo la saluda alzando los brazos y saltando en el agua. Le devuelve el saludo y recuerda cómo se divirtieron la semana que fueron a Roma. En su bolso tiene el autodefinido nuevo… sí… cuando vuelva del baño le dará un repaso a varios juegos.

Se levanta y mira a los vecinos… señala la toalla y el vecino asiente. Se dirige a la orilla. Hace tanto calor. Ya no ha de preocuparse por las cosas mientras se bañan.

namaluc crocanti

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s